RSS

Cádavo Baleira - Lugo



  • 28,3 km.
  • 8 horas
  • faltan a Santiago 131,2 km.



De nuevo el día comienza con una subida, nos dirigimos por una pista que nos lleva al alto de A Vaqueiriza. Tomamos a la derecha una pista forestal entre pinares y que, en descenso, nos conduce a Vilavade, pasando antes junto a una área de descanso junto a una capilla donde se celebran importantes romerías.





Seguimos descendiendo y llegamos a Vilavade, donde podemos admirar su iglesia gótica, Santa María de Vilavade.





Después de cruzar Vilavade por el centro del pueblo, poco después, llegamos a Castroverde, importante localidad con todos los servicios. En el centro de Castroverde retomamos el camino junto a la Iglesia y después cruzamos la carretera general por debajo de un puente.





Continuamos entre prados y fincas y pasamos, casi siempre en llano, pueblos como San Miguel de Camiño, Penalonga, Souto de Torre, San Paio y Vilar de Cas. Ahora, por carreteras secundarias, llegamos a Gondar, después de una subida.





Después de Gondar tenemos otra subida de un km., más o menos. En el alto encontramos una cantera a la derecha. Alternamos la carreteruca y los senderos y llegamoa Bascuas.





Después de varios km. salimos a la carretera general y alternamos caminos de todo tipo. Antes de la entrada en Lugo salvamos la autovía por un puente y bajamos hasta A Campa. Atravesamos un arroyo por el puente de La Chanca y subimos hacia la ciudad.



Franqueamos la preciosa muralla de Lugo por la Puerta Toledana o de San Pedro, pasamos por la plaza del Campo y la Calle Mayor, y nos acercamos a la Catedral para sellar la credencial.











A pesar de que la jornada de hoy es larga no madrugo. salgo a las 12:00 horas.



El camino de hoy es verdaderamente precioso, sobre todo a partir de Castroverde, un tramo muy bonito entre prados, veredas y sendas, atravesando aldeas muy tradicionales.



Antes de llegar a Lugo, cuando vamos por la carretera general, hay que tener cuidado de no despistarse ya es fácil que no veamos el indicador (el camino está aquí un poco mal señalizado) y entremos en Lugo cruzando la autovía por la carretera general y no por el camino señalizado.



La llegada a Lugo supuso todo un "shock". Tantos días por zonas rurales, sin prisa, casi sin reloj, esa tranquilidad, viendo tan pocas personas... La vuelta a una gran ciudad me descoloca un poco, tanta gente por la calle, comprando, yendo de un lado a otro, el tráfico, las prisas, los ruídos... ¡Ya me había olvidado de todo esto!



Hoy estoy bastante cansada, pensaba que nunca iba a llegar al final de la etapa. Antes de llegar a Lugo y yendo por la carretera general perdí el camino, amablemente me orientó un conductor que resultó ser socio de una sociedad de Amigos del Camino de Lugo. Aunque la rodilla ya no me molesta desde hace varias jornadas ahora tengo un poco doloridas las plantas de los pies. Bueno, ya llevo bastantes km. acumulados, ya "queda menos".



Basta ya de tantos bocadillos, hoy voy a cenar a un restaurante, al Restaurante Porta de Santiago. ¡Cómo me gusta la comida gallega!, caldo gallego, pulpo con patatas, ensalada mixta y tarta, cené tanto que no se como no me hizo daño por la noche.



Al llegar al albergue (un edificio moderno en la calle de las Norias) encuentro a mis amigos los portugueses. Mañana vamos a dormir en sitios distintos. Nos despedimos pensando que no nos vamos a ver más, ¿quién nos iba a decir que, días más tarde y por casualidad, nos encontraríamos de nuevo paseando por el caso antiguo de Santiago de Compostela?.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada