RSS

Pedrouzo - Santiago de Compostela



  • 20,1 km.
  • 5 horas
  • faltan a Finisterre xx km.





Retomamos nuestros pasos y recuperamos el camino un poco más abajo de la gasolinera que hay a la entrada de Pedrouzo. Entre bosques de eucaliptos, rodeamos el campo de fútbol y el colegio, para salir a una carretera vecinal que, entre prados y chalets, nos conduce al pueblo de Amenal, donde cruzamos la carretera por un túnel.





Continuamos el camino, ahora en ascenso, y llegamos al alto de Lavacolla para rodear las pistas del aeropuerto. El camino sale a la carretera general, a una gran rotonda donde giramos a la izquierda.





Un poco más adelante, cruzamos la carretera y giramos a la derecha, entrando en San Paio. Seguimos la carretera secundaria por una pequeña cuesta a la izquierda, luego, en bajada suave, cruzamos la autovía por un túnel.



Vamos ahora por carreteras secundarias, sobre todo, y nos acercamos al pueblo de Lavacolla, donde encontramos multitud de bares y restaurantes. En esta localidad giramos a la izquierda por una carreteruca que, en subida nos llebará al monte do Gozo.



Son varios km. por asfalto, vamos pasando por delante de la Televisión Gallega, el camping de San Marcos y Televisión Española. En unos 15 o 20 minutos alcanzamos ya el monte do Gozo, donde hay un albergue. Ya sólo nos queda descender para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, que vemos a lo lejos, y después recorrer sus calles en dirección al casco antiguo y la Catedral.









Un café en el bar de la gasolinera y en marcha, son las 8:30 horas. Ya falta tan poco para llegar a Santiago que decido "madrugar" un poco.



No se explicar muy bien lo que siento pero, después de tantos días, tanto esfuerzo, ya presiento el final... final que se veía tan lejos tan solo unos días atrás. Por un lado, alegría de llegar al final, de alcanzar la meta propuesta; por otro lado, tristeza, porque se acaba ya esa ilusión que me impulsaba cada día.



Esta etapa discurre, al prin
cipio, a través de bosques de eucaliptos y resulta agradable. Hay un par de cuestas (subida a Lavacolla y al monte do Gozo) pero la cercanía de la meta hace que las superemos sin problema, aunque de fuerzas podamos ir un poco justos a estas alturas.



Tanto el pueblo de Lavacolla (llamado así porque, antiguamente, en el río del mismo nombre los peregrinos solían lavar su ropa y pertrechos antes de llegar a Santiago) como el monte do Gozo no son especialmente llamativos para el peregrino. Las autopistas, el aeropuerto, etc. "urbanizan" el entorno en exceso.



Por fin, Santiago de Compostela, y la Catedral. Si la entrada a la ciudad no es nada bonita, el casco antiguo y los alrededores de la Catedral no defraudan de ninguna manera. Lleno de visitantes, de bares, restaurantes y tiendas de regalos, supone todo un placer pasear por sus calles.





Y mientras paseaba tranquilamente y compraba algunos recuerdos, ¡sorpresa!, me encuentro, entre tanta gente, a mis buenos amigos portugueses, Elisabete, Rosa, Luisa, Rosa, Paulo, José, Pedro, Mota y Sousa. Compartimos unos cafés contándonos como fueron discurriendo nuetros caminos desde que nos separamos, y prometemos no perder el contacto, yo visitar Guimaraes algún día y ellos, a su vez, visitar algún día Asturias también.





Después, a comer y, para eso, nada como Casa Manolo, en la plaza Cervantes, punto de encuentro de muchos peregrinos y con un buen y barato menú.



El albergue está situado en
la tercera planta del Seminario Menor de Belvis, un poco alejado del caso histórico. También hay albergue, muy grande, en el monte do Gozo.



Después de pasar por la Oficina del Peregrino para obtener la Compostela, es
obligada la visita a la Catedral. Tampoco podemos olvidar pasar por el Museo de la Catedral y por el Museo de las Peregrinaciones.



Este momento, culminar e
l Camino emprendido tantos días atrás, con esfuerzo, con tanta ilusión, supone una satisfacción íntima que cada persona disfrutará de manera muy personal. El Camino que hemos hecho ha sido, sobre todo, un "camino interior", hemos conocido lugares, gentes procedentes de sitios tan diversos, pero, sobre todo, seguro que nos hemos conocido un poco más a nosotros mismos.



De todas formas, Santiago de Compostela no es el "final". La meta, el km. 0 del Camino se encuentra en Finistirre, a tres jornadas. Todavía faltan muchos km. por recorrer...





0 comentarios:

Publicar un comentario