RSS

A Fonsagrada - Cádavo Baleira



  • 21,2 km.
  • 6 horas
  • faltan a Santiago 152,4 km.



Salimos desde el albergue de Padrón por un camino que discurre paralelo por la derecha de la carretera general C-630, en dirección a Lugo. Cruzamos la carretera a la altura del cementerio, que dejamos a la izquierda para continuar por una pista forestal que se interna en el bosque. Más adelante, cruzamos la carretera de nuevo junto a un área de descanso y seguimos el camino por la derecha.



Caminamos un trecho por la carretera general que empieza a ascender. Poco después tomamos un camino a la derecha y por un precioso y estrecho camino accedemos al pueblo de Montouto. A la salida de éste, seguimos un camino que sube a la derecha y llegamos a las ruinas del Hospital de Montouto. Además del Hospital de Montouto, restaurado, hay un dolmen y una ermita que bien merecen que nos detengamos unos minutos.





Salimos del Hospital de Montouto por la derecha e iniciamos una bajada por un camino a través del bosque. Después de un km. más o menos atravesamos una carretera vecinal y cogemos un sendero que nos lleva hasta Paradavella, donde hay un bar y podemos tomar algo.





Seguimos ahora por la carretera y, al poco, tomamos un camino a derecha que nos lleva en paralelo por encima de la carreta. Salimos de nuevo a la carretera, la cruzamos, y cogemos un camino a la izquierda hacia el pueblo de Degolada. Se trata de un bonito camino pero acaba en una fortísima subida por la que accedemos a Lastra.





Desde Lastra, donde podemos tomar algo en el bar, continuamos por la carretera primero y, después, por una pista cementada y de fuerte pendiente llegamos a Fontaneira, donde salimos de nuevo a la carretera.







Desde Fontaneria alternamos la carretera con caminos paralelos a ésta. Después, tomamos un camino a la derecha hasta llegar a un cortafuegos situado justo encima de la localidad de Cádavo. Vamos bajando dejando el cortafuegos a la derecha y justo a la entrada de Cádavo encontramos el albergue.







El albergue de Padrón es prácticamente un hotel, esta noche he descansado verdaderamente bien. Salgo a las 10:30 horas, después de desayunar y leer el periódico del día que amablemente trae cada día el hospitalero, Víctor. El grupo de portugueses ya hace tiempo que ha partido.



Merece muy mucho la pena la visita al Hospital de Montouto, uno de esos lugares "mágicos" del Camino, hospital de peregrinos fundado por Pedro I el Cruel hacia 1357 y recientemente restaurado. Al lado hay una hermosa ermita y ta
mbién se conserva un dolmen.



La llegada a Lastra es absolutamente inolvidable, y no por ser especialmente hermosa, no, sino porque el camino termina en una subida llena de piedras y barro, empinada y muy muy
dura. En el bar que hay en el alto encuentro a mis amigos los portugueses que han parado a tomar un café. A parti de aquí iremos cruzándonos cada cierto tiempo y llegaremos juntos a Cádavo.



En Fontaneria llama la atención un hórreo gallego de planta cuadrangular muy bi
en conservado.



Y, poco a poco, alcanzamos Cádavo, donde hay un albergue de nueva construcción, grande y con todas las comodidades. 22 plazas en literas en varias habitaciones, dos grandes baños con varias duchas, cocina completa y sala d
e estar grande, e incluso jardín.



Después de cenar (fabada y ensalada de lata, que no está nada mal) me invitan al cumpleaños de uno de los portugueses, así que
de postre... tarta de cumpleaños. Me alegro mucho de haber coincidido con ellos, Elisabete, Rosa, Luisa, Rosa, Paulo, José, Pedro, Mota y Sousa.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada