RSS

Oviedo - Grado (San Juan de Villapañada)



  • 27,4 km.
  • 7 horas
  • faltan a Santiago 309 km.





En Oviedo se impone la visita a la Catedral de San Salvador, un lugar perfecto para iniciar este Camino Primitivo .



Pasando por la calle Covadonga, calle Independencia, llegamos sin dificultad al barrio de La Argañosa ya que el camino está señalizado con conchas de bronce sobre las aceras, en los cruces de cada calle. Después de cruzar la vía del ferrocarril por un paso elevado llegamos a la nueva Urbanización de La Florida, donde el camino se pierde debido a las obras. Salimos así de la ciudad de Oviedo.



A la izquierda y al fondo de la urbanización sale una carreteruca que nos lleva hasta San Lázaro Panicieres (su nombre hace alusión a una leprosería que aquí había desde 1931) y, pasando este pueblo, tomamos un camino que nos lleva a la Ermita del Carmen. Poco después llegamos a Loriana, seguimos bordeando la ladera del monte Naranco, y salimos al carretera AS-232. Poco a poco llegamos al "Puente Gallegos" y cruzamos el río Nora por una antiguo puente. Es un buen lugar para descansar un poco antes de emprender la subida al Alto del Escamplero.



Después de cruzar el Barrio de Gallegos, la carretera inicia una subida y al poco nos internamos a la derecha por un sendero que nos interna por un precioso bosque al lado del río, después empezamos a ascender y coronamos la Venta del Escamplero, donde hay un albergue.





Pasando El Escamplero tomamos una pista cementada a la izquierda y después una senda, pasamos así por Balsera y llegamos a Premoño.





Por una senda en descenso y después por una pista cementada pasamos el barrio de Paladín, cruzamos un pequeño puente y giramos a la izquierda para llegar a Duerma. Por una senda entre el río y la carretera llegamos a Peñaflor.



Para llegar a Grado cruzamos el río Nalón por un antiguo puente y salimos a la carretera N-634, sólo nos falta 1 hora para alcanzar Grado, donde hay toda clase de servicios.





El alberque lo tenemos en San Juan de Villapañada, dos kilómetros más adelante y cuesta arriba, a la mitad de la subida hacia El Fresno.







Esta etapa, por ser la primera, se me hace un poco dura, son 27,4 km., y los dos últimos, antes de llegar al albergue, en pronunciada subida. Las piernas no están acostumbradas todavía y el espíritu tampoco, claro. Menos mal que el tiempo ha acompañado, sol y calor moderado. Salida desde La Catedral de Oviedo a las 12:00 horas y llegada a San Andrés de Villapañada a las 19:00 horas, no está nada mal para la primera jornada.



Me perdí ligeramente a la salida de Oviedo, en La Florida, y justo antes de Peñaflor pero la hospitalidad de toda la gente de estos pueblos hace que con sólo verte con la mochila ya comprenden que eres un peregrino y te orientan con gusto.



De todas formas, aunque hay varios tramos por asfalto también se recorren preciosos bosques y pequeños pueblos, muy bonitos, se trata de un anticipo de lo que vendrá los próximos días.



Hay bares en muchos pueblos (San Lázaro Panicieres, El Escamplero, Premoño, Peñaflor y, por supuesto, en Grado que es una población grande, por lo que no habrá ningún problema para comer o tomar algo.



Al llegar al albergue hay que pedir las llaves a Leopoldo, un vecino que vive al lado, una persona ya mayor que sin duda te informará sobre la siguiente etapa y cualquier cosa que necesites. Hoy dormiré sólo en el albergue, en la antigua escuela rural situada al lado de la Iglesia y que, la verdad, está bastante bien, 6 literas, 2 baños, salón grande y cocina. Leopoldo me dice que todavía llega poca gente, pero en verano hay días de 20 o 25 personas, el año pasado han pasado muchos peregrinos, casi tantos como en año Jacobeo.






Y bueno, primer día, cansado pero satisfecho de haber emprendido por fin el Camino. Antes de dormir, una ducha, a lavar la ropa y a descansar, que mañana nos espera una nueva jornada de marcha.



1 comentarios:

SLB dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario